Productividad

COMO DEJAR DE PROCRASTINAR

¿Qué es la procrastinación?

La procrastinación o postergación es la acción de dejar las cosas importantes para después y en su reemplazo hacer actividades que te otorguen placer.

Por ejemplo:

Tienes que estudiar para un examen importante, pero prefieres ver Instagram antes que ponerte a estudiar, porque ver la red social te provoca placer inmediato, en cambio estudiar te genera sufrimiento o algo de esfuerzo.

Es algo normal, que les pasa a todos. Tu cerebro siempre va a preferir las actividades que te den placer y en las cuales gastes la mínima energía.

Hacer una actividad grande o que requiera un gran esfuerzo significa para tu cerebro dolor, sufrimiento o gastar más energía, por lo tanto, tu mente inventa excusas para evadir ese “dolor”. Otras veces procrastinas porque aquella actividad que debes hacer significa salir de tu zona de confort y eso te provoca miedo.

El problema ocurre cuando constantemente estas procrastinando, dejando las cosas para después y poniéndote excusas para hacer esa tarea, porque al final se convierte en un hábito que afecta directamente tu productividad y te aleja de las metas que te has propuesto.

Nuestro cerebro es experto en poner excusas y en hacernos creer que tenemos todo el tiempo del mundo para empezar algo o hacer alguna actividad.

Por ejemplo; sabes que tienes que ejercitarte porque tiene muchos beneficios para la salud, pero tu mente pone las siguientes excusas:

“No tengo tiempo para eso”
“Estoy muy cansado”
“Es muy difícil”
“Mañana lo hago”
“La próxima semana empiezo”

Y la que yo más utilizaba:
“Es que yo no soy buena haciendo ejercicio, es muy complicado”

No te imaginas la infinidad de veces que he procrastinado en mi vida, mi cerebro es experto en buscar excusas u otras actividades más placenteras para hacer, en lugar de ponerme a trabajar en mis metas.

Cuando estaba en la universidad, fue mi época más procrastinadora. Postergaba al máximo estudiar o hacer los trabajos. En lugar de hacer mis obligaciones, veía videos en YouTube, estaba todo el día viendo redes sociales,  viendo la televisión o alguna serie, comía o salía a comprar algo para comer y así se pasaba el día, finalmente me ponía a estudiar cuando ya tenía demasiado sueño para hacerlo, en ese momento me decía a mi misma “mañana me despertaré temprano y voy a estudiar”, obviamente al otro día empezaba a contarme la misma historia otra vez, hasta que llegaban los días previos a los exámenes y yo me veía obligada a estudiar todo en un par de días, lo cual me generaba mucho estrés.

Y ese es justamente el problema con la procrastinación, tu cerebro prefiere hacer otras actividades “más placenteras”, pero cuando las haces tu mente está constantemente diciéndote “deberías estar haciendo tus obligaciones”, “estás perdiendo el tiempo” “empieza ahora”, lo cual te provoca un sentimiento de culpa.

Hoy te quiero compartir los tips que he seguido últimamente y que me han funcionado para dejar de procrastinar. Esto no significa que nunca más lo haya vuelto a hacer, porque a veces todavía lo hago, pero es mucho menos de lo que era antes.

Antes de compartir los consejos quiero que tomes consciencia de algo: NO TIENES TODO EL TIEMPO DEL MUNDO, EL ÚNICO MOMENTO QUE TIENES SEGURO, ES EL AHORA.

LA VIDA ES MUY CORTA, COMO TE HAS DADO CUENTA ESTOS DÍAS, PUEDE CAMBIAR TODO EN UN SEGUNDO, ASÍ QUE POR FAVOR NO DESPERDICIES MÁS TU TIEMPO PENSANDO EN LAS COSAS QUE TIENES QUE HACER Y HAZLAS.

 

CONSEJOS PARA DEJAR DE PROCRASTINAR

 

1. Haz una lista de todas las tareas que tienes que hacer durante el día.

Una de las cosas que más me ha funcionado, es hacer todos los días antes de dormir una lista con las tareas que debo realizar al día siguiente. En esta lista detallo absolutamente todo lo que tengo que hacer en el día, desde que me levanto hasta que me acuesto.

Antes había intentado hacer lista de las tareas que tenía que hacer relacionadas con mi trabajo, pero no me sentía lo suficientemente presionada a realizarlas, así que finalmente cumplía un tercio de la lista.

Hacer el to do list de todas las cosas que debo hacer en el día e ir tachándolas a medida que las realizo, me provoca un sentimiento de logro, lo cual me motiva a completar todas mis tareas. La satisfacción que siento al final del día, al ver que cumplo la mayoría de las cosas es increíble.

Asigna un tiempo determinado a cada tarea

Asigna un horario y un tiempo determinado para hacer cada tarea que anotaste en tu lista, así te aseguras de dedicarle el tiempo necesario a cada una y también evitas hacer una lista extensa, porque tenemos la mala costumbre de pensar que tenemos mucho tiempo y que podemos hacer mil cosas en un día.

Entonces primero piensa en todas las actividades que tienes que hacer en el día, luego pon el horario en que harás esa tarea y el tiempo que le vas a dedicar. A continuación, pondré un ejemplo:

To do list

7:00 a 9:00 AM: Rutina de Mañana (cuarentena)
-Salir de la cama
-Tomar 1 vaso de agua
-Escribir en un diario por 10 minutos
-Meditar por 5 minutos
-Leer 10 páginas de un libro de Desarrollo Personal
-Repetir afirmaciones positivas frente al espejo
-Visualizar mis metas
-Hacer ejercicio por 10 minutos
-Aseo personal
-Desayunar
-Hacer cama
-Dedicar 10 minutos a la limpieza del hogar.

9:00-12:00 PM
-Horario de trabajo y estudio
-Inserta acá todas las actividades relacionadas con tu trabajo o estudios,
al igual como lo hice arriba, asígnale un tiempo y horario en que harás
cada una de las actividades.

12:00-14:00 PM
-Preparar almuerzo
-Almorzar

Y así continúas planificando el resto del día.

Como te fijas, debes anotar absolutamente todo lo que harás en el día, incluir tus hábitos, comidas, deberes del hogar, trabajo, etc. Así te aseguras de darle importancia a cada una de las actividades que tienes que hacer en el día.

También es importante que seas especifico al anotar cada tarea, así el cerebro lo verá como algo más fácil de ejecutar.

Si observas al poner: “Meditar por 10 minutos”, estoy siendo específica, sé perfectamente lo que haré y cuanto tiempo le dedicaré a esa tarea, por lo tanto, para mi es mucho más fácil llevarla a cabo.

Beneficios que he visto al implementar este método en mi vida.

  • Anotar todo me permite tener cierto orden mental, lo cual me ayuda a concentrarme en una tarea a la vez, sin estar pensando en las otras actividades que debo hacer en el día o que se me puede olvidar alguna tarea que debo hacer. Siento que cuando no hago mi to do list, hay un caos en mi mente y esto favorece en mi la procrastinación.
  • Cuando voy tachando cada una de las actividades, me siento bien conmigo misma, porque se que estoy logrando los objetivos del día y dedicándole tiempo a todas las áreas de mi vida. (El sentimiento de logro, me permite seguir motivada realizando el resto de las tareas, porque al final se convierte en un reto para mí, completar todas las actividades del día)

2. Utilizar la técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro es un método que consiste en hacer bloques de trabajo que duran 25 minutos, con 5 minutos de descanso. Luego de cumplir 4 pomodoros de 25 minutos cada uno, te tomas un descanso más largo de 15 min.

Yo tengo en mi celular una aplicación llamada “Focus To-Do” la cual se basa en el método Pomodoro. Esta aplicación trae un cronómetro de 25 minutos, una vez que se acaba el tiempo, suena una alarma que indica que se acabó el Pomodoro y puedes descansar por 5 minutos, este tiempo de pausa, también lo contabiliza la aplicación.

Este método lo utilizo para realizar tareas que requieren máxima concentración como estudiar, escribir un artículo, leer sobre un tema determinado, etc.

Lo que hago es elegir la actividad que está en mi To do list diario, pongo el temporizador de la aplicación en mi celular y comienzo a trabajar por 25 minutos solo en esa tarea, sin distracciones. Pasado ese tiempo, suena la alarma y tengo mis 5 minutos de descanso, los cuales aprovecho para ver las redes sociales, contestar WhatsApp, estirarme, etc. Una vez que se acaba el descanso, vuelvo a trabajar por 25 minutos más.

Lo bueno de utilizar esta aplicación en el celular, es que cada vez que mi mente se distrae y quiero tomar el celular para procrastinar, el cronómetro me recuerda que estoy en tiempo de trabajo, así que debo seguir adelante. Además, al ver el temporizador descontando los minutos, me genera cierta presión por cumplir con el tiempo.

Me he dado cuenta de que luego de empezar a trabajar, me concentro tanto en la tarea, que una vez que acaban los 25 minutos del pomodoro, no quiero descansar porque he alcanzado ese estado de concentración máxima, en donde todo fluye.

En la aplicación también puedes dividir un proyecto grande en pequeñas metas, a las cuales les asignas uno o más pomodoros de 25 minutos, lo cual me ha servido muchísimo para dividir las tareas más grandes, en pequeños pasos. Esto también te permite concentrarte en una sola tarea por un periodo de tiempo específico.

3. Divide las tareas más grandes en pequeños pasos.

Es normal procrastinar cuando una tarea es muy grande porque el cerebro lo ve como algo difícil de realizar, entonces lo evita. Para superar esto, lo mejor es dividir la tarea en pequeños pasos que sean fáciles de hacer, así tu mente se siente más cómoda al realizar esa actividad. Incluso puedes dividir cada tarea que tengas que ejecutar en pasos ridículamente fáciles.

Por ejemplo: Hacer ejercicio.

Pregúntate ¿Cuál es el paso más pequeño que tienes que realizar para poder empezar a hacer ejercicio en estos momentos?

1. Levantarte de la silla o de la cama
2. Buscar ropa deportiva
3. Ponerte la ropa deportiva y las zapatillas
4. Buscar una rutina de ejercicios en Youtube
5. Comenzar a seguir esa rutina

Si te fijas, lo divides en pasos que sean muy fáciles de realizar.

Siempre enfócate en solo un paso a la vez y no en lo difícil que puede parecer la tarea.

4. Elimina todas las distracciones.

Hace un tiempo atrás desactive todas las notificaciones de mi celular y creo que fue una de las mejores decisiones que pude tomar. Te recomiendo que hagas lo mismo, porque una de las cosas que más nos distrae son las notificaciones que llegan constantemente a nuestro celular de Whatsapp, Instagram, Facebook, YouTube, etc.

También procura que en tu lugar de trabajo o estudio no haya nada que te pueda distraer, por lo tanto, si es necesario que te encierres en un lugar solo, donde nadie te moleste, ¡hazlo!.

5. Utiliza la técnica de los 5 segundos.

Esta técnica consiste en contar hacia atrás 5 segundos, y comenzar a trabajar en la tarea que tienes que hacer.

Por ejemplo: Si tienes que ir a cocinar el almuerzo, pero te da pereza, cuentas 5…4…3…2…1 y te paras a preparar el almuerzo.

Esta técnica funciona porque en 5 segundos no tienes el tiempo necesario para inventar tantas excusas.

6. Y finalmente lo más importante: Aprende a dominar tu mente y gánale a tus excusas.

Tomar consciencia y aprender a dominar tu mente es lo primordial para poder dejar de procrastinar, porque es tu cerebro el que inventa excusas para que postergues tus actividades para después.

Yo se que no es tan sencillo, porque es una lucha constante que tienes contigo mismo, pero es cosa de hacerte el hábito de poner atención a los pensamientos y a las excusas que pone tu mente.

¿Cómo reconocer las excusas?

Todas aquellas ideas que se te ocurren para no empezar eso que tanto quieres, para no implementar hábitos saludables o para dejar “para después” todas tus obligaciones, adivina…¡sí, son excusas que pone tu mente!

Te pondré un ejemplo para que aprendas a dominar a tu cerebro:

Anotaste en tu TO DO LIST: Estudiar 60 minutos para el examen de inglés.

Tienes que ponerte a estudiar para el examen, tú sabes que debes empezar ahora mismo, pero tu mente te dice lo siguiente “Empieza mañana, aún quedan días” “Quédate más tiempo viendo Instagram, “Dejemos el estudio para después”.

¿Qué hacer?

  • Vas a respirar profundo y cuestionaras las excusas que pone tu mente. Te dirás a ti mismo:

“Voy a estudiar ahora mismo”, “Dejaré de ver las redes sociales” “El único tiempo que tengo para estudiar es AHORA”

  • Imagina como te vas a sentir después de estudiar para tu examen. Visualiza todos los beneficios que obtendrás.
  • Piensa en el paso más fácil que tienes que dar para empezar a estudiar.

El primer paso y el más fácil, sería: Abrir los documentos que tienes que estudiar.

  • Aplica la regla de los 5 segundos y pon INICIAR, en tu reloj de Pomodoro.
  • Estudia por los siguientes 25 minutos sin desconcentrarte. Al terminar tendrás un descanso de 5 minutos en donde podrás ver las redes sociales sin sentir culpa, porque ya sabes que empezaste.

Te has fijado que cuando tienes que cumplirle a otra persona, haces las cosas con facilidad. Pareciera que cuando otro nos pone presión, funcionamos mejor. Esa persona que pone la presión DEBES SER TU MISMO, así que manda a tu cerebro.

E insisto, toma consciencia de que el TIEMPO ES AHORA, el mañana no existe, es algo irreal, es una excusa que nuestra mente pone para que estés tranquilo. Estoy segura que no quieres arrepentirte después por no haber empezado antes o haber hecho las cosas en su momento.

Cada vez que te sorprendas procrastinando una tarea, repítete a ti mismo: “EL TIEMPO ES AHORA, HOY TENGO QUE EMPEZAR, HOY TENGO QUE HACERLO”

Ojo, esto tampoco significa que tienes que agobiarte haciendo todo en un día, significa que cada día debes dar pequeños pasos hacia tu meta.

 

22 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *